¡Tardes con Clase en Soho Café Coruña!

Hay clases de tardes… ¡y tardes con clase! Disfruta con nosotros de una fantástica selección de ginebras premium para todos los gustos. Pruébalas en Soho 😉

  • Tanqueray Rangpur

Recibe su nombre de la lima Rangpur, una fruta única del árbol indio Rangpur que mezcla el ácido de la lima con la jugosidad de una mandarina. Al destilar esta lima con ingredientes como laurel, jengibre y enebro, se desprende un toque cítrico y delicado que hace de Tanqueray Rangpur una ginebra ideal para un Martini clásico, un highball o una tonificante bebida corta con hielo.

  • Tanqueray Nº TEN

Una ginebra obtenida por tres destilaciones del grano, y una cuarta de los componentes botánicos a la que se añade flor de manzanilla y cítricos. Su nombre proviene del número del alambique en el que se hace la cuarta destilación, “Tiny Ten”.  Tanqueray Nº TEN es una ginebra increíblemente suave e innovadora, con sabores cítricos y prolongados en los que se percibe la suavidad de la manzanilla.

  • Bulldog

La primera ginebra que contiene, entre sus botánicos, semilla de amapola y ojo de dragón (de supuestas propiedades afrodisíacas y medicinales), además de enebro, hojas de loto, corteza de limón, cilantro, regaliz… Cualquier momento es bueno para deleitarse con Bulldog. Sola con hielo para apreciar el gusto exótico de los botánicos, o con una buena tónica, limón o incluso, un poco de pomelo.

  • Fifty Pounds

Su receta se ha mantenido oculta durante varias generaciones de una familia de destiladores de Londres. Su nombre se debe a que en 1736, el rey Jorge II de Inglaterra impuso una tasa anual de 50 libras para regular la destilación de ginebra y solo dos personas accedieron a pagar ese canon. Fifty Pounds combina once elementos botánicos, entre los que destacan Bayas de los Montes de Croacia; Semillas de Cilantro de Oriente Medio; Piel de Limón y Naranja de España; Savory de Francia; Angélica, Raíz de Regaliz y otros tres componentes secretos.

  • Star of Bombay

Elaborada a partir de un método de destilación más pausado que da lugar a un sabor y aroma extraordinariamente delicados. Se ha inspirado en la innovadora destilería y sus espectaculares invernaderos diseñados por Thomas Heatherwick para crear una nueva expresión de Bombay con carácter propio. La esencia de Star of Bombay parte de ocho apreciados ingredientes botánicos: enebro, cilantro, cáscara de limón, angélica, almendras, regaliz y casia, además de otros añadidos.

  • Bombay Sapphire

Obtenida por triple destilación del alcohol de grano, cuyo vapor atraviesa una cesta de cobre perforada, situada en su cuello, extrayendo los aromas y aceites de los botánicos. El alambique es un Caterhead de los pocos que quedan en el mundo.  Con su aroma a enebro y especias, con predominio de cítricos, Bombay Sapphire es suave, ligera, fresca y, sobre todo, muy equilibrada, ligeramente dulce y con un final picante.

  • Monkey 47

Elaborada en Alemania, Monkey 47 se caracteriza por ser la ginebra con más botánicos del mundo en la actualidad (47). Esta combinación le da un carácter especial, un sabor equilibrado, complejo y bastante seco, con notas a enebro, cítricos, flores y un poco de pimienta. Tomar un Gin Tonic con esta ginebra es un lujo para el paladar y es, sin ninguna duda, una ginebra que no puede faltar en una ocasión especial.

  • Plymouth Gin

La ginebra oficial de la Royal Navy inglesa se sigue fabricando en el convento Black Friars, donde se comenzó la fabricación en 1793. Obtenida por destilación tradicional en alambique de cobre, es aligerada con agua del parque natural de Darmoor. Suave y sedosa en el paladar, Plymouth Gin es una ginebra bien armonizada con un suave aroma a enebro.

  • Martin Miller’s

Creada para ser la mejor ginebra del mundo. El destilado del cereal, elaborado en Black Country, es enviado junto a los botánicos a Islandia, donde se remojan en agua procedente de glaciares y filtrada en roca volcánica. Al terminar, se envía de nuevo a Inglaterra y es por esto por lo que se conoce como la ginebra de las tres mil millas. Suave y sedosa en el paladar, con buena armonización entre el alcohol y los botánicos, se nota sin destacar el enebro, con el toque de regaliz, predominando aun así en el olfato los cítricos utilizados.